Consejos

El problema más bello del mundo

Las blancas juegan y dan mate en 3 jugadas

<br />
El problema más bello del mundo

Este problema, estrella en la época de Morphy, se publicó durante años en las portadas de las revistas de ajedrez del siglo XIX. Staunton no dudó en calificarlo como el problema de ajedrez más bello del mundo. La clave brutal seguida de una segunda jugada tranquila corresponde perfectamente a la concepción de la época.

Análisis de Tarrasch final dos peones contra alfil y caballo

Análisis del genial Dr. Siegbert Tarrasch Corresponde a una partida entre dos jugadores desconocidos para la mayoría de los aficionados, el Sr. Keltz (Chr.) y el Dr. Epstein, pero debemos inferir que por tratarse de una partida que tuvo lugar dentro del entonces prestigioso Torneo de Nüremberg celebrado en el año 1890, no debió de tratarse de dos jugadores inexpertos.
La posición a la que arribaron es la que se muestra a continuación, correspondiendo jugar al negro: Kelz - Epshtein  0-1.

Aparentemente, y conforme al relato del propio Tarrasch, el Dr. Epstein estaba dispuesto a aceptar tablas cuando aquél, nuestro relator, demostró que las negras podían ganar. No nos queda claro cómo fue factible la intervención de un tercero en una partida viva y, de ser así, imaginamos el disgusto del Sr. Ketz, pero lo cierto es que se trata de una ingeniosa maniobra de las negras para obtener la victoria cuando todo parece encaminado a un empate. Analicemos, por un momento, la posición, siendo el turno de las negras. La única aspiración de las blancas puede ser una propuesta de tablas, porque si bien cuenta con dos peones y la esperanza de su coronación, es claro que las dos piezas del negro se lo impedirán, aún a expensas de sus sacrificios. Visto desde la óptica del negro, si fuese posible capturar los dos peones conservando ambas piezas, entonces podrán dar mate al rey blanco, trabajosamente, es cierto, pero será cuestión de aplicar la técnica que nos enseñara el gran maestro cubano José Raúl Capablanca. Sin embargo, el amenazante peón torre dama de las blancas que pretende hacerse camino hasta la casilla a8 y, como emergiendo de una crisálida, convertirse en dama, sólo puede ser detenido sacrificando el alfil. Entonces, ?cómo pudo el Dr. Siegbert Tarrasch, imaginar una victoria para las negras a partir de esta posición? !Por cierto de una manera muy ingeniosa!

Kelz – Epshtein Nurnberg 1890

Cuatro circunstancias que hacen imposible el enroque

  1. Cuando el rey está en jaque. Así no es posible contrarrestar un jaque mediante el enroque. Sin embargo, más tarde, evitado el jaque, si será posible el enroque.
  2. Cuando una de las dos piezas participantes, el rey o la torre, han sido movidas previamente, aún cuando luego hayan vuelto a la posición original. Es decir, no pueden haber hecho ninguna jugada en la partida, lo que impediría definitivamente el enroque. Es de hacer notar que si una de las torres ha sido movida, eso impide para siempre el enroque con dicha torre, pero todavía será posible el enroque con la otra torre. En cambio si es el Rey la pieza que ha sido movida, ya no será posible ningún enroque.
  3. Cuando entre el Rey y la Torre hay alguna pieza, tanto propia como contraria, ya que no es posible saltar sobre ellas.
  4. Cuando la casilla que debe cruzar el Rey está amenazada por alguna pieza enemiga, y con mayor motivo, si lo está la casilla donde se coloca dicho Rey, ya que eso sería dejarlo en jaque. Veamos algunos ejemplos

Cuándo es imposible el enroque

Fianchetto en ajedrez
En esta posición, las blancas pueden enrocar por el lado derecho (enroque corto), salvo que anteriormente hubieran movido el rey o dicha torre. En cambio el enroque largo es imposible, ya que obviamente la torre blanca ha sido movida. Lo mismo pasa con las negras. Su rey se ha movido, y por lo tanto ninguno de los enroques es ya posible.



Ejemplo de enroque imposible

Fianchetto en ajedrez
En esta posición las blancas están en jaque, y por lo tanto no pueden enrocarse. Sin embargo, si evitan el jaque capturando el alfil con el caballo, o bien interponiendo una pieza, (un peón o un caballo), mantendrán las opciones de enrocar más adelante. En cambio, si evitan el jaque moviendo el rey, ya no podrán enrocarse en toda la partida. Por su parte las negras no pueden realizar el enroque por ningún flanco. El enroque corto es imposible, ya que hay una pieza propia interponiéndose (el caballo negro). En cuanto al enroque largo, la casilla intermedia de paso del rey, está atacada por uno de los caballos blancos, lo que imposibilita dicho enroque. Es de hacer notar que las casillas que importan son las del paso del rey. Por ello, si las blancas evitan el jaque capturando el alfil con su caballo, las negras podrán efectuar el enroque largo, ya que no importa que el otro caballo blanco ataque una de las casillas por las que pasa la torre.

Zugzwang en el ajedrez

Figura: Zugzwang en el ajedrez

Zugzwang en el ajedrez

Zugzwang es un término alemán utilizado en el ajedrez que significa "obligación de mover", se dice cuando un jugador está en zugzwang  si cualquier movimiento implica la obligación de realizar una jugada que provoca empeorar su situación, y de forma particular perder la partida.

Movimientos defectuosos de la dama en la apertura

El siguiente ejemplo de partida demuestra lo fácil que puede ser perder la dama cuando se mueve en la apertura de una manera defectuosa.

Krogius-N. Aratovsky 1945 Defensa Philidor.

La importancia de los peones en el ajedrez

La importancia de los peones en el ajedrez podemos observar en esta partida perteneciente a una sesión de simultáneas a tres tableros a la ciega que impartió Philidor en 1783.

Conde Brühl - Philidor Londres, 1783 Apertura de Alfil de Rey

Diez cosas que un jugador de ajedrez no debe olvidar (Decálogo del ajedrecista)

10 cosas que un jugador de ajedrez debe tener en cuenta, decálogo del ajedrecista

1. Preferir el ajedrez a todos los demás juegos.

2. Propagar sus virtudes.

3. Meditar siempre las jugadas antes de hacerlas.

4. No molestar de ninguna manera a nuestro adversario.