Back to top

El Tablero de Ajedrez

Un tablero de ajedrez es un cuadrado compuesto por 64 cuadros o casillas. Cada lado del tablero tiene, por lo tanto, ocho casillas (8x8 = 64). La mitad de las casillas son blancas, y la otra mitad, negras, y están dispuestas alternativamente, de modo que cada casilla blanca está rodeada por cuatro casillas negras, con las que comparte sus lados, y a la inversa, las casillas negras tienen casillas blancas por vecinas. Así, las casillas del mismo color pueden tener los vértices comunes, pero nunca los lados.

El tablero de ajedrez

Diagrama: Tablero de ajedrez

Aprender a jugar ajedrez: 

Aperturas irregulares del peón de dama

¿Han pensado ustedes ya alguna vez lo que es realmente una apertura irregular? ¿Algo que no puede encajarse dentro de una regla? ¡No! Algo que aún no está encajado dentro de una regla. A finales del siglo pasado era irregular todo lo que se apartaba de los movimientos acostumbrados y rígidos de las aperturas. Muchas aperturas que entonces estaban consideradas como irregulares, son hoy muy apreciadas y se las emplea a menudo. En la colección de partidas de Dufresne (1889) se designaban aún como irregulares la apertura Bird, la defensa holandesa, Caro-Kann, la india Grunfeld, la india Nimzowitsch y la eslava, así como la apertura Orangután. ¿Qué es por tanto irregular? Un mal movimiento del que todavía no se ha demostrado que es bueno.

Celada 190 al 194 de 200

Aperturas de flanco

En estas aperturas, las blancas no se apoderan inmediatamente del centro, sino que con sus peones de ala (asumiendo el papel de las negras) ejercen una posición sobre el centro. Réti, Tartakower y Nimzowitsch fueron los campeones de este sistema de juego, y sus éxitos crearon para estas aperturas una popularidad pasajera. Desde entonces la teoría ha forjado armas nuevas, y la predilección de las aperturas "ultramodernas" decayó, exceptuando los tipos de apertura que están relacionados con los sistemas indios, por ejemplo la apertura Barcza.

Defensa holandesa

"La defensa holandesa es la primera revuelta triunfante contra el gambito de dama" opinaba Tartakower. Pero, en realidad, no era una revuelta, sino toda una revolución. En el año 1789 apareció un libro del que entonces vivía en Holanda, Elías Stein, con el título "Nouvel essai sur le jeu des Echecs", en el que se explicaba la jugada 1. ..., f5. Pero en serio sólo se tomó la defensa holandesa cuando el gambito de dama pasó a un primer plano. Es comprensible que la defensa holandesa siga al gambito de dama como la sombra a la luz, y su empleo depende de si el adversario se esfuerza en continuar el gambito de dama. En la estructura se nota una semejanza con la defensa india de dama. La lucha se enciende en torno de las casillas e4, e5. La corrección de la defensa holandesa es reconocida por todos los expertos.

Gambito de Budapest

Recuerda por su violencia la defensa Alekhine. Teóricamente fue elaborado por el trio Abonyi-Barász-Breyer. Su expansión ha de agradecérsele en primer término a Abonyi. Aunque el gambito de Budapest no es una panacea en la lucha contra el gambito de dama, sin embargo la posterioridad reconoce (y esto ya significa mucho) que aún no ha sido refutado. En este juego duro y vivaz las celadas surgen frecuentemente.

Páginas

Suscribirse a Problemas de Ajedrez RSS