Back to top

Defensa india de Grünfeld

Esta apertura se derivó de la defensa india de rey. En la práctica de los torneos fue introducida por el gran maestro austriaco Grünfeld. Investigaciones de maestros soviéticos y yugoslavos la convirtieron en una apertura importante y muy empleada. Representa una forma de transición entre el gambito de dama y la defensa india de rey. Esta es también la clave de su buena aceptación; porque la moderna concepción ajedrecística favorece las aperturas surgidas de formas mixtas. La defensa es sólida y digna de confianza; casi se podría creer que aquí no caben celadas de ninguna clase. Pero la práctica muestra lo contrario.

Gambito Blackmar

Sobre el gambito Blackmar escribe Maróczy: “No se llega a la conclusión de que sea una apertura especialmente correcta; pero es tan interesante y tan rica en ideas, con posibilidades tan capaces de llevar a la confusión, que hay que reconocerla incondicionalmente.” A esto no es preciso añadir nada; lo demás lo dirán los sucesivos ejemplos.

Defensa Pirc

Ésta es la defensa de muchos nombres. Se la designa también defensa Antal o Ufimzew. Con esta apertura, las negras persiguen el objetivo de obligar al adversario que se esfuerza en jugar una apertura abierta (1. e4) a pasar a una posición similar a la de las defensas indias. La forma primitiva de la defensa Pirc (1. …, d6; 2. d4.Cd7;) apenas sigue apareciendo hoy.

Celada 131 al 132 de 200

Celadas en la apertura Escandinava

En opinión de los teóricos, la apertura escandinava es desfavorable para las negras. La práctica no siempre ha confirmado esta afirmación, sobre todo en los últimos años. Nuevas investigaciones han dado como resultado la conclusión de que las negras pueden conseguir posibilidades igualada con el fianchetto de rey.

Defensa Alekhine

"Lo mismo que por regalo de los dioses, bajo la mano de Midas, se transformaba en oro todo lo que tocaba, así cualquier movimiento de apertura cobra valor bajo la mano del genial ruso Alekhine”, escribía Tartakower, entusiasmado, en el libro que publicó en 1924 sobre Alekhine y sobre la defensa que lleva su nombre. El tiempo y la teoría han erosionado un poco la apertura. Hoy se sigue dando raramente; pero su corrección, como afirma Euwe, no es discutible. El pensamiento guía de esta defensa es dejar que las blancas construyan un centro expuesto de peones, que luego será atacado por las negras. En cualquier caso, la jugada inicial es una espada de dos filos y un movimiento débil puede llevar fácilmente al desastre. En especial, las negras han de tener mucho cuidado: quien emplee esta apertura debe tener ideas muy exactas. Alekhine introdujo la apertura con éxito en la práctica de los torneos en una partida contra Steiner (Budapest. 1921).

Celadas en la defensa Caro-Kann

Esta apertura la jugaba con predilección el maestro vienes Marius Kann. Posteriormente fue analizada por el maestro berlinés Horatlo Caro (1886). No se sabe por qué aparece en primer lugar el apellido Caro. Euwe dio una vez la explicación burlona de que Kann-Caro se parecía muchísimo a canguro. Y ya con Orangután el reino animal está suficientemente representado en la teoría de las aperturas El nombre se impuso en los años ochenta del pasado siglo. La defensa en sí se jugó raramente en los últimos treinta años. Es probable que esto pueda atribuirse al hecho de que ella, en contraste con la defensa francesa, con la que tiene en común el objetivo estratégico (ejecución inmediata de la jugada d5), ofrezca menos complicaciones; y esto significa mucho en el ajedrez moderno. Entre los mejores conocedores de la defensa Caro-Kann figuran el maestro mundial Botwinnik y el gran maestro soviético Flohr, como muestran las siguientes partidas, la jugaron también Alekhine (para él fue el honor) y Spielmann (para él el daño).

Defensa Siciliana

Polerio mencionaba a finales del siglo XVI el movimiento 1. …, c5; como una de las aperturas más antiguas, conocida también por Ruy López, y Greco le puso el nombre a principios del siglo XVII de “il giuoco siciliano”. El por qué esta apertura está ligada con el nombre de Sicilia no lo cuenta la tradición; se supone que Greco, que procedía de Calabria, la debió de aprender de jugadores sicilianos. Como quiera que sea, esta apertura estuvo viviendo y floreciendo durante siglos, y hoy es más predilecta que antes. La defensa siciliana se adapta muy bien al montaje de celadas; no en vano la califica Tartakower de pérfida. Lo característico en ella es la lucha contra el centro blanco, y un factor extraordinariamente importante en la misma, como en todas las aperturas abiertas y semiabiertas es el tiempo.

Celada 102 al 114 de 200

Páginas

Suscribirse a Todo sobre ajedrez RSS