Back to top

Anécdotas y curiosidades

Un famoso final compuesto por Reti

Amilcar Celaya cuenta en el prólogo de la edición de una serie de conferencias que dio Reti en español, durante su permanencia en Argentina y que se publicaron bajo el título "Curso superior de Ajedrez" Buenos Aires 1930, una anécdota que citamos textualmente:

"Cuando los maestros europeos se embarcaron en Hamburgo para Nueva York con objeto de participar en el gran certamen internacional que se iba a desarrollar en esa ciudad, Reti mostró algunas de las composiciones suyas a sus colegas y compañeros de viaje, encareciendo especialmente la dificultad de una de ellas, a pesar de la sencillez del material empleado: caballo y peón contra dos peones, el doctor Lasker se interesó vivamente por este final y se dispuso a resolverlo.

Como Reti le volviese a advertir que el estudio era muy difícil, el viejo campeón del mundo le contestó sonriente que estaba dotado especialmente para resolver esa clase de tareas y que al otro día, a más tardar hallaría la solución exacta.

Transcurrió el plazo fijado por él mismo y el veterano maestro, movía y removía la posición de las piezas sin dar con la solución correcta. Lasker perdía el atildamiento que nunca tuvo y por fin a los ocho días exactos desde que hizo el primer intento y con los ojos enrojecidos de no haber dormido durante una semana, dio con la clave del estudio".

Reti le quita el sueño a Lasker, entonces si un campeón del mundo tarda 8 días en solucionar el problema ¿cuánto tardaremos nosotros?

La partida más corta de ajedrez

La partida de ajedrez más corta jugada en un torneo internacional de maestros (intentando jugar bien por parte de ambos bandos) es la siguiente miniatura de sólo cuatro jugadas. A pesar de que otras partidas han sido más cortas, ello se ha debido a la extravagancia de uno de los bandos que ha abandonado sin razón lógica en una o dos jugadas. La partida que sigue fue jugada entre Gibaud y Lazard en el torneo de París de 1924. Su desarrollo como podemos ver en la siguiente secuencia de jugadas fue como sigue:

Gibaud y Lazard en el torneo de París de 1924. Apertura de peón de dama.

El problema inmortal

De la misma manera que existe la partida inmortal, jugada en Londres en 1851 por Anderssen contra Kieseritzky, también existe el problema que en su día fue bautizado como "inmortal". Se trata de un estudio creado por el Dr. Conrad Bayer en 1856. El hecho de que se puedan sacrificar todas las piezas blancas y dar mate con un solitario peón, en nueve jugadas, realza la belleza de este problema. La secuencia para dar mate en nueve jugadas con un solo peón es la siguiente:

Problemas de Ajedrez: 

Una pareja de alfiles inútiles

La posición del diagrama refleja un caso extremo donde se comprueba lo inútiles que pueden ser los alfiles en posiciones cerradas. Una anécdota explica que esta posición fue presentada por el jugador Neumann a  Nimzowitsch, que era un fanático admirador de la potencia de la pareja de alfiles.
El Maestro le dijo:
-¿Cree usted que la pareja de alfiles es siempre decisiva?
- Sí, respondió Nimzowitsch.
-Pues en la posición del tablero puedo entregarle mis piezas y usted no podrá ganarme con sus dos alfiles -dijo Neumann.
-¿Cómo? -replicó Nimzowitsch.
-Así -respondió Neumann.

Anécdotas y curiosidades una pareja de alfiles inútiles

¿Cuántas jugadas puede usted calcular en el ajedrez?

Cuenta la leyenda que hace ya muchos años, el todopoderoso Capablanca jugó contra un experto ajedrecista de Nueva York. Olvidando momentáneamente que era invencible, Capablanca perdió. Ante ese imprevisto resultado, los espectadores se quedaron asombrados. ¿Cómo un campeón del mundo había perdido contra un jugador muy inferior a él?.
10 cosas que un jugador de ajedrez debe tener en cuenta, decálogo del ajedrecista
-¿Cuántas jugadas puede usted prever sobre el tablero?, le preguntó un aficionado a Capablanca.
-Al menos diez, respondió el campeón del mundo.
-¿Y cuántas jugadas puede usted pensar por adelantado?, le preguntaron al ganador de este particular encuentro.

Y él replicó:

El peón envenenado segunda parte

Kunin - Oxengoit Moscú, l958 Defensa Francesa

El peón envenenado

Figura: El peón envenenado

El peón envenenado

Hay que tener mucho cuidado al comer un peón, aparentemente regalado, ya que puede ser una trampa mortal.

La siguiente partida, que surge de la variante Najdorf de la Defensa Siciliana, es un sencillo ejemplo del peligro que conlleva comerse un peón en plena apertura. La dama es una pieza especialmente delicada y fácil de atacar en los primeros compases de la partida, por ello lo más prudente es esperar a tener el resto de piezas desarrolladas antes de ponerla en juego. Sin embargo, toda regla tiene su excepción, y el genial Bobby Fischer demostró en alguna de sus partidas que en ciertas situaciones es jugable y hasta bueno comer este tipo de peones (evidentemente no en la situación que a continuación veremos).

Partida J. López - A. López Barcelona, 1972 Defensa Siciliana

Páginas

Suscribirse a RSS - Anécdotas  y curiosidades