Apertura Escocesa

La apertura escocesa no es típica en modo alguno de los precavidos escoceses. El prematuro movimiento de ataque d4 facilita a las negras el contraataque en el centro, por lo que muy raramente se le ve en campeonatos modernos. Es interesante el hecho siguiente:
Mientras las celadas en el tablero terminaban casi siempre en el pasado siglo con victoria de las blancas, en los últimos treinta años son las negras las que tienen frecuentemente la supremacía. Esto indica como se ha desarrollado la defensa.

Celadas en la apertura Española

El nombre de Ruy López, párroco de Zafra en Extremadura, no ha pasado a la posteridad por sus sermones, sino por la apertura ajedrecística que inventó; a pesar de esto, como se demuestra por un campeonato que se celebró en Madrid en 1575, jugaba mal al ajedrez. No obstante esto, su apertura está en florecimiento desde hace cuatro siglos. Es quizá la única apertura abierta que resiste con bravura la disección de la teoría ajedrecística. Keres considera que la apertura española es la única apertura propiamente abierta cuya eficacia profiláctica menoscaba las posibilidades de las negras. Según Pachman, la apertura española tiene la ventaja de que permite elegir a las blancas libremente desde un tranquilo juego posicional hasta un duro juego combinatorio y todavía en ella no están agotadas todas las posibilidades. En una apertura tan amplia se ocultan muchas celadas. De ello se muestran algunos ejemplos característicos.

Apertura de los 4 caballos

Una apertura tranquila y calmosa que frecuentemente lleva a tablas. El camino trillado está prescrito por la costumbre sanciona­da, y los adversarios se copian frecuentemente los movimientos uno a otro. Pero un juego tenso y un rápido final pueden producirse cuando uno de los jugadores se aparta del camino de la teoría. Que asimismo los que se imitan pueden tropezar con dificulta­des, está demostrado por una partida de Capablanca.

Apertura de los 3 caballos

La cenicienta entre las aperturas. Esta apertura “incompleta” de los cuatro caballos se da raramente, porque las negras no tienen motivo alguno para renunciar al juego de los cuatro caballos en el que puede contar con un equilibrio seguro.

Apertura de los 2 caballos

Después de los movimientos iniciales 1. e4. e5; 2. Cf3. Cc6; 3. Ac4, el movimiento 3. Cf6; pone la partida al rojo vivo. Según Keres, esto es, al mismo tiempo, la mejor continuación para las negras. El ataque Max-Lange, el ataque clásico y la variante Traxler, no son en este caso de fácil tratamiento para ninguno de los jugadores. Las celadas florecen, naturalmente, en aperturas tan vivaces, y unas veces es este rey; otras el contrario, los que tienen que huir ante el mate.

Gambito Evans

También ante el gambito Evans las negras deben tener miedo, si lo juegan mal. Las blancas obtie­nen a cambio del peón del gambito avance en el desarrollo, ataque y ventaja en el espacio, por tanto una compensación que no es de despreciar. A pesar de eso, la teoría ha encontrado una contramedida para este gambito tan temido en tiempos, por lo que hoy apenas aparece en las partidas de torneos. Según Keres, aún no está nada decidido; pero con un juego correcto las negras igualan cómodamente.

Defensa Húngara

Esta defensa recibió su nom­bre por una partida a distancia jugada en 1842 entre París y Buda­pest Las negras se concentraron en la defensa y evitaron todas las sutilezas de las aperturas.

Apertura Rusa

Esta apertura, que lleva a un juego muy vivo y a variantes muy movidas, fue analizada a principios del siglo XIX por Petrov y Janisch. Las blancas llevan en ella la direc­ción general del luego, pero, según la concepción moderna de la teoría ajedrecística, esta apertura es valio­sa para las negras. Las blancas tienen ante todo que decidir si van a golpear sobre e5. ¿Cuantos quebraderos de cabeza nos ha proporcionado en el ajedrez la pregunta de si se debe golpear o es preferible no golpear? Cuando se ha perdido, los teóricos demuestran si se debió golpear entonces o no y si eso fue la causa de la derrota. En un sentido más amplio podría designarse ya esta apertura como una celada, puesto que las negras dejan al descubierto el peón e5. por eso no es de extrañar que en este juego tan vivo se tropiece fre­cuentemente con celada.

Apertura Ponziani

La apertura lleva el nombre del escritor de ajedrez Ponziani. por quien fue analizada por primera vez a mediados del siglo XVIII. Pos­teriormente estudiaron otros esta apertura, entre ellos Staunton. hacia finales del siglo XIX Con el transcurso del tiempo, la apertura fue analizada exhaustivamente y hoy sólo rara vez hace su aparición.

Defensa Philidor

Ya en el siglo XVI Ruy López recomendaba esta apertura, porque entonces se consideraba desventajoso para las negras, después de 2. …, Cc6, el movimiento 3. Ab5. Hoy no se piensa así. También André Phili­dor, quien se dedicó intensamente a estudiar esta apertura la proponía ya por consideraciones completamente distintas. Su idea era la de que las negras, con 3. …, f5; pueden pasar al contraataque. La jugada f5. como verá el lector, no ha dado buenos resultados, pero es cierto que ofrece oportunidades para preparar una sutilísima celada. Mas ¿cómo que­dan las negras en esta apertura? En una posición cerrada y estrangulada. Sin embargo, todavía hoy sigue jugándose, a pesar de que en la actualidad no es precisamente muy popular entre los maestros. Si las negras saben defenderse, pueden a menudo derrotar al adversario impa­ciente Las celadas abundan. Pre­sentamos ahora alguna de ellas.